Ernesto «Che» Guevara: Guerrillero heroico que brilla en las luchas del pueblo

El 14 de junio de 1928, nació en la ciudad de Rosario, Argentina, el insigne revolucionario Ernesto Guevara de la Serna, quien se destacó por su rebeldía y determinación para el combate contra el imperialismo y cualquier forma de explotación y dominación.

Proveniente de una familia de clase media argentina, Guevara, estudió medicina en la Universidad de Buenos Aires, profesión que decidió ejercer con especial interés en la atención de los más humildes, dejando aflorar la inmensa sensibilidad social que sería sello de la vida de este gigante.

Esta profunda vocación social, lo llevan a embarcarse en un viaje por el continente que lo llevan a recorrer suramérica en motocicleta, siendo su punto de mayor inflexión ideológica al mantener contacto con las poblaciones más humildes de este continente y conocer la realidad a la que eran condenados por el capitalismo explotador.

Tras haber recorrido el sur del continente, decide embarcarse hacia Centro América, llegando a Guatemala donde es testigo del derrocamiento del líder popular Jacobo Arbenz, acción que lo llevó a la decisión de entrenarse para librar la lucha armada contra el imperialismo.

Tras el derrocamiento de Arbenz, parte hacia México, donde conoce al joven cubano Raul Castro, quien posteriormente le presenta a su hermano Fidel, quien lo convence de incorporarse en el Movimiento 26 de Julio, que planificaba un movimiento guerrillero en Cuba.

Es así como el 2 de diciembre desembarca en cerca de la playa Las Coloradas, en lo que se conoce como el desembarco del Granma, donde luego de sortear la embestida de los ejércitos de Fulgencio Batista logran incrustarse en la Sierra Maestra desde donde inician la lucha guerrillera que triunfaría el 1 de enero de 1959.

Tras el triunfo de la Revolución de los Barbudos, el Che, como lo bautizó Fidel, ocupa importantes cargos en el Gobierno revolucionario, hasta que parte a Bolivia para iniciar un movimiento guerrillero en el corazón de suramérica, esfuerzo que fracasó debido a la delación de algunos miembros del grupo guerrillero, traición que culminó con la muerte del líder guerrillero 9 de octubre de 1967, tras ser capturado y posteriormente fusilado.

Hoy los pueblos del mundo alzan las banderas de este guerrillero heroico y con su fuerza, combaten al imperialismo hasta obtener la victoria definitiva que siempre soñó el eterno Che.

 

“Todos los días hay que luchar por que ese amor a la humanidad viviente se transforme en hechos concretos, en actos que sirvan de ejemplo, de movilización”.

Ernesto Guevara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *